Las relaciones europeo-latinoamericanas en materia de cooperación descentralizada por Damián Jacubovich

La Unión Europea y el continente latinoamericano han sabido manifestar en distintas oportunidades sus intereses mutuales en desarrollar un partenariado estratégico.

El resumen activo de la última conferencia oficial sobre el partenariado local Unión Europea- América Latina resalta de manera clara, que en el transcurso de los últimos años, los procesos globales de transformación política, institucional, económica y social favorecieron la creación de nuevos modelos de cooperación descentralizada .

El mismo informe agrega que las contribuciones del universo de las iniciativas descentralizadas europeo-latinoamericana en desarrollo urbano de las dos regiones, han sido extremadamente positivas en todos los planos del desarrollo tanto social como humano.

En los últimos años se han destacado dos ejes de acción principales en materia de prioridades para este tipo de intercambio.

-) El aumento de la cohesión social a través de la reducción de la pobreza, las ilegalidades y la exclusión, favoreciendo para esto el mejoramiento de las políticas públicas y la extensión y la consolidación de prácticas de gobernabilidad democráticas.

-) Acrecentamiento del proceso de integración regional, asumiendo en una primera etapa la función que los distintos gobiernos locales presentan con respecto a este punto.

En ese sentido, los distintos expertos en materia de cooperación descentralizada internacional coinciden ampliamente a la hora de señalar un balance positivo en términos de consolidación de lazos directos y durables entre organismos europeos y latinoamericanos. Los mismos resaltan además la contribución que dichos intercambios representan para el refuerzo institucional de los distintos gobiernos locales, y el beneficio que significan para la difusión y la correcta aplicación de las llamadas políticas urbanas. Esto sería posible debido a que este tipo de reciprocidad favorecería en primer lugar, la consolidación de las distintas estructuras locales de los gobiernos y en segundo lugar, aumentaría el desarrollo de los distintos espacios de participación, compromiso y solidaridad social de los diversos actores que hacen a la sociedad civil del territorio.