Geopolítica de las Islas Malvinas 2014: análisis historia y desafíos del conflicto entre el Argentina y el Reino Unido


Geopolítica general de las Islas Malvinas 2014

La principal novedad en lo que respecta la geopolítica (ver qué es geopolítica)  de las Islas Malvinas reside en la confirmación de que las armas por la pugna de este territorio en disputa, ya no son las tradicionales armas militares sino que ahora también se basan en el poder de la comunicación, las relaciones internacionales y la integración regional.

La estrategia del gobierno argentino parece ser clara, continuar su escalada diplomática y comunicacional en busca de una histórica "mesa de conversaciones" con el Reino Unido.

 La militarización del Atlántico Sur por parte de Occidente (en este caso el Reino Unido) convierte el conflicto de las Islas Malvinas en un eje clave para estrategia de defensa continental suramericana (UNASUR). 

Efectivamente el siglo XXI ha traído novedades acerca de la histórica disputa por la soberanía de las Islas Malvinas y la militarización del Atlántico Sur, estas novedades son:

1) El rol y la importancia de los medios de comunicación en esta nueva guerra comunicacional.

2) La implicación del bloque regional UNASUR en defensa de sus recursos maturales, la presencia de petróleo en las Islas Malvinas

3) El apoyo silencioso del gobierno de los Estados Unidos, más excatamente, del  presidente Barack Obama instando al gobierno de Gran Bretaña a  dar comienzo a una mesa de diálogo con el gobierno argentino acerca del conflicto sobre la soberanía argentina de las Islas Malvinas y del Atlántico Sur.

Estrategia comunicacional del gobierno británico en el tema de las Malvinas Argentinas

La estrategia comunicacional del gobierno británico para justificar su presencia en las Islas Malvinas, parece basarse en el principio de autodeterminación de los habitantes de las Islas Malvinas (Los Kelpers)  (click aquí para ver la definición de autodeterminación según la Wikipedia). El derecho a la autodeterminación de los llamado pueblos originarios.


UNASUR y el conflicto de las Islas Malvinas y la militarización del Atlántico Sur



"No pedimos que nos den la razón, pedimos dialogar (...)  Malvinas es una causa regional, porque defendemos los recursos de la América del Sur". Presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner ante el Comité de Descolonización de la ONU por la 
En marzo del 2012, el bloque regional UNASUR (ver información ¿qué es UNASUR?) se pronuncia acerca de las Malvinas, instando al Reino Unido a iniciar una mesa de  diálogo con la Argentina por el tema de las Islas  Malvinas y prohibe la entrada de toda embarcación llevando la bandera "ilegal" de las Islas Malvinas. Un paso muy importante en la consolidación regional del continente suramericano y la defensa de su soberanía, lo mismo que sus recursos naturales.    
En ese sentido, es importante de subrayar que, al estar en juego, tanto la militarización del Atlántico Sur como la soberanía de recursos naturales argentinos y por lo tanto suramericanos (como lo es la presencia del petróleo en las costas de las Islas Malvinas), se  ve implicado de facto, el bloque regional  suramericano a vocación militar, UNASUR.
Cabe también recordar que la integración regional suramericana vive su mejor momento, prueba de ello a nivel geopolítico es que ni siquiera la llamada telefónica (febrero 2012) del primer ministro británico, David William Cameron al presidente de Chile, Sebastián Piñera, logró el objetivo de dividir la posición del bloque regional suramericano respecto al conflicto de la soberanía de las Islas Malvinas y del Atlántico Sur. Algo totalmente impensado tan solo una década atrás.

La importancia de los recursos naturales para el bloque regional  UNASUR  
El eje en materia de defensa constituye sin dudas uno de los principales pilares del bloque regional UNASUR. Esto teniendo en cuenta  que el continnente suramericano  posee una gigantezca acumulación de recursos naturales: energía, petróleo, cobre, gas, carbón, tres grandes cuencas hídricas, un gran pulmón vegetal, la mayor biodiversidad del mundo y un 27 por ciento del agua dulce del planeta (click aquí para más información sobre acerca de la UNASUR)

¿Cuál es la importancia geoestratégica del Atlántico Sur?: Resumen geopolítico militar del Atlántico Sur

Las base militar británica incrustada en las Islas Malvinas representa para numerosos geopolíticos latinaomericanos ni más ni menos que una base de la OTAN (La Unión del Atlántico Norte) en el Atlántico Sur, es decir una base militar en un espacio geoestratégico clave para el continente suramericano en los próximos 100 años.

El espacio marítimo del Atlántico Sur es considerado por numeroso geopolíticos como una de las mayores fuentes de recursos económicos del mundo, tanto  por sus aspectos alimenticios como minerales, y en ese sentido cabe subrayar que el Atlántico Sur no ha sido aún debidamente explotado, de ahí su importancia teniendo en cuenta las crisis alimenticias y de recursos naturales que se advienen en un futuro no muy lejano.
Efectivamente, ante el grave problema alimentario mundial, los países sudatlánticos cobran una importancia cada vez más creciente por ser productores y proveedores de elementos fundamentales como carne, cereales, oleaginosas, cultivos tropicales y los productos del mar, lo mismo lo que respecta las reservas de agua dulce y otros recursos naturales. Finalmente cabe mencionar el aspecto geo estratégico del Atlántico Sur (ver mapas).
Finalmente el Atlántico Sur adquiere también gran importancia en el tráfico marítimo entre el Océano Pacífico y el Océano Atántico.
Razones de una escalada diplomática del conflicto 

En efecto, el reciente envío de un buque militar y un submarino nuclear por parte del gobierno de Gran Bretaña dentro del marco mediático y geopolítico actual referente a las Islas Malvinas ha propiciado por parte del gobierno argentino la denuncia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) (en donde Gran Bretaña cuenta con poder de voto,  pero en donde se espera de todas maneras apoyo de los Estados Unidos) por la militarización del Atlántico Sur, con las consecuencias nacionales y regionales que esto implica. Además al estar en juego la presencia de petróleo en las plataformas malvinenses la intervención del bloque regional UNASUR a vocación militar para actuación en defensa de la soberanía de los recursos naturales suramericanos se hace más que evidente. Cabe recordar que la presencia del bloque regional UNASUR en el tema de las Malvinas  implica de facto  la  presencia del Brasil de Dilma Roussef y la Venezuela de Hugo Chavez. 
Lo expresado anteriormente sumado a la crisis de aislamiento europeo  y financiera que atraviesa el gobierno conservador del primer ministro David Cameron  hacen que el pedido de la Argentina para acceder  a una mesa de dialogo, difícílmente pueda ser negado por Gran Bretaña en un mediano plazo.

Finalmente, en un horizonte aún más lejano, si bien resulta casi imposible que el Reino Unido pierda el territorio malvinense puede que probablemente, tal vez, parte de su soberanía y de sus recursos naturales.
Razones de una escalada mediática por el conflicto de las Islas Malvinas

Click y acceda al spot publicitario realizado en las Islas Malvinas por el gobierno argentino para los juegos olímpicos 2012 

Si el objetivo por parte del gobierno argentino de Cristina Fernández de Kirchner respecto al tema de las Islas Malvinas, era en una primera etapa  volver a poner la cuestión de la soberanía en boca de los medios nacionales e internacionales, dicho objetivo ha sido dudas logrado: las islas del archipiélago sur disputadas entre Argentina e Inglaterra vuelven a ser noticias después de más de 20 años.
La principales razones de la escalada diplomatica y mediática parece haber sido en una primera etapa, los sucesivos apoyos de los bloques regionales latinoamericanos CELAC UNASUR, MERCOSUR y recientemente (febrero 2012) el bloque regional ALBA  al reclamo de la Argentina para entablar un mesa de diálogo respecto al conflicto de la soberanía de las Islas Malvinas. Cabe destacar la medida que más impacto comunicacional ha tenido ha sido la implementada por los
países miembros del Mercosur que consiste en prohibir a los  buques o embarcaciones  con bandera de las Islas Malvinas el ingreso a puertos de dichos países. En una segunda etapa, cabe destacar el apoyo por parte de los Estados Unidos y por ende del gobierno del presidente Barack Obama y su secretaria de Estado Hillary Cinton llamando a que el conflicto por la soberanía de las Islas Malvinas se resuelva mediante una diálogo bilateral entre  Argentina y Gran Bretaña.
Cabe destacar que la mediatización del conflicto ha favorecido la imagen del gobierno del Reino Unido sumergido en plena crisis financiera internacional y en estado de casi ruptura con el resto de la Unión Europea.
A esta presión mediática por parte de la Argentina, se le debe sumar la carta envíada por parte de 6 premiados con el Nobel de la Paz instando al Primer Ministro británico Davis William Cameron a abrir una mesa de diálogo con la Argentina por el tema de las Islas Malvinas y la militarización del Atlántico Sur. La carta fue rubricada por Perez Esquivel (ganador en 1980), la irlandesa del norte Mairead Corrigan Maguire (1976), el sudafricano Desmond Tutu (1984), la guatemalteca Rigoberta Menchú Tum (1992), la estadounidense Jody Williams (1997) y la iraní Shirin Ebadi (2003).

Cronología del apoyo de los bloques regionales latinoamericanos
Recientemente durante la inauguración (diciembre 2011) de la CELAC (nuevo bloque regional  de todo el continente latinoamericano a excepción de Canada y los Estados Unidos), fue oficializado el apoyo de todos los países del continente en el reclamo de la Argentina sobre las Islas Malvinas.
Profundizando aún más esta decisión, en la última cumbre del MERCOSUR (diciembre 2011) desarollada en Montevideo, el bloque regional integrado por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay (con la presencia de los mandatarios de Venezuela y Ecuador)  acordaron mpedir el ingreso a puertos de ese país a los buques que porten bandera de las Islas Malvinas cuya soberanía está exigiendo la  Argentina. Fente a esta disposición del  MERCOSUR, el gobierno del reino Unido encabezado por el primer ministro David William Donald Cameron afirmó su más onda preocupación desatando de esta manera uno de los mayores conflictos diplomáticos por el tema de las Islas Malvinas desde 1982.
Finalmente la reciente declaración (febrero 2012) del bloque regional ALBA encabezado por la República Bolivariana de Venezuela al reclamo por la soberanía de las Islas Malvinas por parte del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Los integrantes del ALBA –Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Antigua y Barbuda, Ecuador, San Vicente y Las Granadinas– y las autoridades de un grupo de países caribeños que participaron de la XI Cumbre como invitados –Granada, Haití, Santa Lucía y Surinam– adhirieron a un documento emitido en carácter especial con relación al conflicto diplomático por las Malvinas.
En efecto,  el apoyo regional latinaomericano a los derechos argentinos sobre las Islas Malvinas en las últimas cumbres ha significado sin lugar a dudas un avance importante en la materia, demostrando que el rechazo a la ocupación del Reino Unido no es un solamente una cuestión argentina sino bien al contrario de todo el  continente latinoamericana.  


Historia de la ocupación, conflicto y estrategia diplomática argentina para la recuperación de las Islas Malvinas
La guerra de las Islas Malvinas es un conflicto que dejó oficialmente 649 muertos del lado argentino y 255 muertos británicos.
La ocupación de las Islas Malvinas por las tropas britanicas  data de 1833.
A partir de 1975 se verifica un claro punto de inflexión en la estrategia diplomática  del Reino Unido respecto de las Islas Malvinas y sus recursos naturales.  De esta manera, Inglaterra, pasó a incluir en su agenda sobre  las Islas Malvinas, tanto la exploración como explotación de los recursos hidrocarburíferos, mineros y pesqueros. Con este punto  se traía de manera indirecta ,aparejado el logro de una mayor autarquía de los habitantes de la islas (kelpers) a pesar de que la resolución 31/49 de la Asamblea General de las Naciones Unidas  expresa claramente que Argentina y el Reino Unido deben negociar bilateralmente y no introducir modificación alguna mientras las islas Malvinas atraviesan el proceso de  disputa  por su soberanía.
A partir de los años 80, diversos informes científicos internacionales señalaban la importancia petrolífera que poseía la cuenca de las islas Malvinas, asegurando que la reserva de petróleo de las Islas Malvinas multiplicaba por diez la del Mar del Norte.
La guerra de 1982 lanzada por los militares argentinos  en pos  de evita la caída del régimen de facto permitió al Reino consolidar otro argumento: el del derecho a la autodeterminación de los isleños.
Sin embargo, esta tesis tampoco tuvo ni tiene demasiado sustento jurídico internacional ya que cabe recordar que  como lo mencionamos anteriormente la población argentina originaria fue expulsada por Inglaterra en 1833 y suplantada de esta manera por súbditos de la corona de Inglaterra.
Este razonamiento argentino encontró su más fuerte respaldo jurídico y apoyo  de la comunidad internacional en las diversas resoluciones de las Naciones Unidas (ONU) que sostienen que el principio de la autodeterminación es operativo en todos los territorios coloniales excepto las Malvinas.
La guerra del ‘82 permitió a Londres aplicar la política de hechos consumados en materia pesquera y petrolera.
En efecto, en 1982, la decisión de la Junta Militar de declararle la guerra al Reino Unido, ha perjudicado seriamente los intereses y las posibilidades argentinas de recuperar diplomáticamente las islas. La opción de la fuerza siendo destacartada por varias razones, siendo la principal, por un lado la diferencia de capacidad armamentista entre ambos países y el otro la no viabilidad global para un conflicto bélico .
A pesar de este oscuro panorama, algunos analistas de la geopolítica latinoamericana subrayan que en la actualidad, la posibilidad de una negociación entre Gran Bretaña y Argentina se encuentra cada vez mas cerca,  o bien si se prefiere, menos lejos, y esto gracias a :
1) un fuertísimo apoyo regional (CELAC,UNASUR, MERCOSUR) y AlBA para la causa argentina y latinaomericana.
2) las importantísimas mejoras en las relaciones con los Estados Unidos de Barack Obama y  el inteligente pedido de mediación solicitado por la presidenta de los argentinos, Cristina Fernandez de Kirchner a la Secretaria de Estado de los EEUU, Hillary Clinton, en su última visita a la Argentina.
3) La aparición de petróleo y la necesidad del gobierno británico  de negociar para contar con infraestructura y plataformas marítimas argentinas.
Lo que si se puede afirmar, es que las chances de recuperar alguna vez las Islas Malvinas o parte de la soberanía, dependerá en gran medida de la capacidad de los sucesivos gobiernos argentinos de poder poner en practica una política  diplomática exterior coherente y sobre todo de largo plazo.

Más información acerca de la desclasificación (febrero 2012) del Informe Rattenbach, documento redactado durante la dictadura militar y mantenido como secreto hasta ahora  


Otro post de interés

Otros artículos relacionados con las relaciones internacionales geopolíticas de la Argentina 2012



2 comentarios:

Juan Ignacio Herrero dijo...

Interesante resumen de un tema complejo... ¿Y que pasará con la Antártida?

Anónimo dijo...

El tema geopolítico de la Antartida es muy interesante y con posibilidades de potencial serio conflicto entre los distintos países, entre ellos la Argentina, que reclaman la Antártida como propia.