Geopolítica de Egipto: Hermanos Musulmanes, Golpe de Estado

Por Damián Jacubovich: analista internacional y geopolitólogo
- Importancia geopolítica de Egipto en el Mundo
- La casta militar en Egipto
- La era Hosni Mubarak
- La primavera Árabe y la aparición de los Hermanos Musulmanes
- La represión a los Hermanos Musulmanes


 Damián Jacubovich geopolitólogo y analista internacional

 

Geopolìtica del trabajo por Damián Jacubovich

Entrevista televisiva a Damián Jacubovich sobre la Geopolítica del trabajo


Damián Jacubovich es analista internacional y geopolitólogo



Geopolítica de Indonesia

Geopolítica de Indonesia por Damián Jacubovich


Constituido por 17 000 islas y una superficie de 5 160 km de este a oeste y de 1 760 km de norte a sur Indonesia con aprox 260 millones de habitantes es el cuarto país con más habitantes del planeta y es también lo que se llama una potencia emergente, logrando construir poco a poco una agenda internacional ambiciosa basándose sobre un fuerte desarrollo económico y en un entorno geopolítico en transición. Su política internacional es coherente y demuestra una confianza cada vez más consolidada en materias de relaciones internacionales. Sin embargo, los analistas se preguntan si el país se encuentra dispuesto a jugar un papel protagonista no solamente a nivel regional pero también en la geopolítica mundial.


País independiente desde 1945. Fue la invasión de Japón durante la segunda guerra mundial que demostró el falso mito de invencibilidad de las potencias europeas, Indonesia, se opuso de esta manera al retorno de los holandeses como colonizadores al terminar ésta.


Indonesia es también, y es un dato un tanto desconocido, el país con mayor cantidad de musulmanes en el mundo con 200 millones. Esta característica lo ha hecho relativamente vulnerable al islamismo radical habiendo sufrido numerosos atentados en donde el blanco por lo general ha sido o bien la población cristiana o bien lugares turísticos o edificios relacionados a Occidente.  Para numerosos analistas de la Geopolítica de Medio Oriente, la cohabitación pacífica de las distintas religiones será un factor de importancia para el despegue definitivo de Indonesia.      


Junto con Malasia y Tailandia, Indonesia forma parte de las llamadas « milagro asiático» y pertenecen a la segunda generación de las nuevas economías industrializadas. Hoy en el puesto 16 de las economías mundiales en términos de PIB, según las previsiones, debería llegar al 7mo puesto en el año 2030 debido tanto al dinamismo de su crecimiento como a su peso demográfico.


Pese a este presente relativamente « exitoso » en términos económicos, Indonesia ha conocido una trayectoria económica turbulenta marcada por una  sucesión de choques y crisis,  su situación actual permanece para algunos analistas, relativamente frágil.




  El despegue económico de Indonesia se remonta a los años 80. Su principal virtud económica consistió básicamente en la capacidad de los gobernantes de la época de explotar la renta petrolífera de manera a diversificar su economía y asegurar el desarrollo del sector manufacturero (especialmente el textil). Esta virtud de poder evitar la maldición de los recursos naturales y el habitual debilitamiento de la industria manufacturera para los países ultra dependientes del petróleo constituye sin dudas una de las raras excepciones en la materia. Durante este periodo,  la pobreza y las desigualdades retrocederán mientras que la tasa de crecimiento anual se mantendrá de manera sistemática alrededor del 7%.


La crisis de 1997 / 1998 golpeó más duramente Indonesia que el resto de sus países vecinos: el PIB se contrajo en más de un 15 %, el desempleo y la pobrezaa explotaron y las desigualdades volvieron a profundizarse de manera significativa.  El país tardó más tiempo que sus economías vecinas en retomar un ritmo de crecimiento estable y sostenido, lo cual ocurrió recién a principios de los años 2000. Este retorno al crecimiento fue sin embargo acompañado de una tasa de inversión muy inferior al que el país había conocido antes de la crisis de fines de los años 90.


Sin embargo la crisis se revelará de alguna manera saludable sobre el plano político ya que Indonesia saldrá de una manera reforzada ya que luego de la crisis se implementará un sistema democrático que funciona relativamente bien desde entonces. Efectivamente una de las consecuencias de las crisis será la caída de Haji Mohammad Soeharto o Suharto quién ejerció el cargo de 1967 a 1998.


Sobre el plano económico el retorno al crecimiento se debería más bien a factores exteriores que al fruto del esfuerzo de reformas internas. Por otro lado,  es de señalar que la influencia de la economía china ha jugado y juega un rol fundamental en el despegue productivo de Indonesia. Efectivamente Indonesia se encuentra fuertemente relacionado a China a través de su sector primario, convirtiéndose en efecto en un proveedor de materia s primas (carbón y minerales varios) de primer plano para la superpotencia China.


En el año 2008, el peso del sector petrolero disminuye al punto de que Indonesia quitará la OPEP.


Esta inserción singular de Indonesia en los circuitos comerciales no deja de conllevar cierta vulnerabilidad: el peligro de una tendencia a la reprimarización de su economía (es decir la consolidación de su sector primario en detrimento del sector secundario).


Pero sin dudas una de las fuerzas de la economía de Indonesia en revancha recae en el tamaño y el dinamismo de su mercado interno. Es probablemente lo que explica su resistencia à la reciente  crisis financiera global del 2008-2009.


Geopolítica militar de Indonesia


Geopolítica militar; una de las maneras de medir las ambiciones de una potencia emergente como Indonesia es a través de su proyecto armamentista. Expresado de manera clara por el gobierno de ese país, Indonesia aspira en el corto plazo a convertirse en la potencia militar de la subregión del sudeste asiático.


El pecado original

Con indonesia sucede un tema similar al que ocurre con la casta militar en Egipto, es decir nos encontramos con un estado dentro del estado: militares no solamente con roles de defensa  sino con poder político, social y económico. Entre 1965 y 1998 durante el gobierno de Suharto,  la dualidad militaro-política se institucionalizó: los militares tenían cupos reservados para ellos en el parlamento y un poderío económico importantísimo qué incluía la presencia de militares en diversas empresas estatales, etc…A partir de 1998, se produce un intento por parte del statu quo y de la casta militar de limpiar la imagen de las fuerzas armadas, tratando de paulatinamente de separar el Ejercito de los puestos administrativos y de volver a darle una imagen de neutralidad frente a los partidos políticos ya que durante muchos años, las fuerzas armadas y el partido de Suharto estuvieron intrínsecamente relacionados. Para ello, nuevas disposiciones son implementadas como aquella que señala  que todo militar que desee participar de alguna fuerza política debe dejar su puesto en el aparato militar. Otro hecho importante en esta nueva fase de “lifting” encarada por las fuerzas armadas de Indonesia es  a partir de 1998 la separación entre fuerzas policiales y militares, que antes se encontraban fusionadas, a partir de entonces los militares dejan de asegurar la seguridad interna.


A nivel geopolítico militar uno de los objetivos que se ha propuesto el gobierno de Indonesia es convertirse en la primera potencia militar de la sub región asiática del sudeste. Para ello apunta a que el porcentaje del PIB destinado a la defensa hoy por debajo del 1% pueda duplicarse en un lapso de aproximadamente 10 años. Dada las condiciones geográficas de Indonesia, la mayoría de las inversiones en cuestiones armamentísticas apuntan a apuntalar la fuerza marítima, hoy muy por debajo de lo mínimo e indispensable para asegurar tan siquiera la seguridad de su inmenso territorio. Según su planificiación armamentista, Indonesia debería poder encontrarse en condiciones de asegurar la defensa completa de las 17.000 islas que la conforman y los importantes estrechos que la componen en el 2019. En el año 2016  
Damián Jacubovich es geopolitólogo y analista internacional