Geopolitca latinoamericana: conclusiones de la XI Cumbre de las Américas en Colombia 2012

La relación entre los Estados Unidos y el continente latinoamericano 2012
Resumen
    El mundo se pluripolariza, lo cuál significa que la era unipolar ha llegado a su fin. Las potencias emergentes ganan cada vez más en importancia en  cuanto a lo que el poder decisional del planeta se refiere.
El continente latinoamericano (sobre todo la región sudamericana) vive un momento de integración histórica, liderado por un Brasil fuerte, motor indiscutible de la región. 

Para esta cumbre de las Américas 2012 realizada en Colombia, los reclamos de los países latinoamericanos hacia los Estados Unidos han sido puntuales: el insostenible  bloqueo a Cuba, el drama sin fin de la violencia y otros males generado por los beneficios que produce la ilegalidad del narcotráfico, la inmigración y el reclamo  del gobierno argentino hacia el gobierno británico por la soberanía de las Islas Malvinas y la militarización del Atlántico Sur por parte de Gran Bretaña


Consecuencias y conclusiones de la XI Cumbre de las Américas en Colombia 2012 
El indiscutible liderazgo regional del Brasil de Dilma Roussef y el no tan evidente  liderazgo de los Estados Unidos en el continente latinoamericano.
- La VI cumbre de las Americas parece haber sido también para la Argentina de Cristina Fernandez de Kirchner, la posibilidad y oportunidad de anunciar a los gobernantes americanos acerca de la semi estatización (“Soberanía hidrocarburífera de la República Argentina”) de la ex empresa española de hidrocarburo Respsol YPF y una confirmacion de la importancia que le atribuye el bloque regional UNASUR a las reservas energéticas no renovables suramericanas.     
- Por otro lado, sin la presencia de Cuba parece difícil que una próxima cumbre pueda realizarse nuevamente. 
- La confirmación de las excelentes relaciones internacionales que ha desarrollado el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos con el continente latinoamericano .
- La legalización de la cocaína para solucionar el drama del narcotrafico en América Latina no parece cerca; pero si el camino.

Finalmente, cualquier tipo de acción por parte de los Estados Unidos para recuperar parte del liderazgo perdido en América Latina deberá esperar la hasta ahora segura reelección de Barack Obama en las próximas elecciones estadounidense del 2012, ya que en estos momentos el mandatario afroamericano se encuentra "atados de pies y manos" con el senado conservador republicano en su contra.  

Conclusiones de la VI Cumbre de las Américas por Juan Manuel Santos, presidente de Colombia para el diario de España  El País 22 ABR 2012 - 00:27 CET

(...)con motivo de la cumbre de las Américas en Cartagena de Indias acabamos de protagonizar sucesos verdaderamente históricos, esa reunión ha roto los parámetros habituales de las cumbres, se ha celebrado en un ambiente de diálogo y sinceridad no habitual e independientemente de algunas críticas fue todo un éxito, nadie en su sano juicio podía pensar que se fueran a solucionar en ella los casos de Malvinas o Cuba, ¿cómo olvidar que Canadá es un país cuyo jefe de Estado es la Reina de Inglaterra, o cómo suponer que de la noche a la mañana iba a modificarse la política estadounidense respecto a la isla?, pero no hubo temas tabú, se habló de todo, también de esas dos cuestiones, se superó la práctica de buscar solo consensos formales, establecimos un diálogo franco, hubo acuerdos y mandatos concretos muy importantes para la región, sobre integración social, acceso a nuevas tecnologías, políticas de seguridad, lucha contra la pobreza, prevención de desastres naturales… 


Si Estados Unidos no replantea su relación con América Latina y da solución a tres de los grandes problemas que lo mantienen al margen -inmigración, Cuba y drogas- ambas regiones seguirán alejándose con consecuencias negativas para todo el Hemisferio.
Ese, a grandes rasgos es el mensaje de un reporte que pública hoy el Diálogo Interamericano, uno de los Centros de Pensamientos más respetados en la capital estadounidense y que coincide con el inicio de la Cumbre de las Américas, que arranca este sábado en Cartagena.
El reporte, titulado 'Rehaciendo la Relación entre América Latina y Estados Unidos', refleja el consenso de los más de 100 miembros del Diálogo, entre los que ex presidentes y personalidades de toda la región(...).
El reporte parte de la base de que tras décadas de profundos cambios, ambas regiones han comenzado a alejarse a pasos agigantados y que esa brecha seguirá expandiéndose y generando nuevos focos de tensión y riesgos para todo el Hemisferio.
De acuerdo con el Diálogo, esa distancia se ha ido acentuando por dos factores centrales. Por un lado, América Latina ha hecho enormes progresos a la hora de reducir la pobreza y la desigualdad, al igual que en el manejo de la economía.

Estos cambios, dice el Diálogo, han traído consigo más autonomía, vínculos globales y una creciente confianza que se contrastan con el estado de las cosas de EE.UU., que aún no se recupera de la crisis económica, enfrenta un sistema político fracturado en lo doméstico y cuya influencia internacional está disminuida.
Para el Diálogo, además, este contexto se ve exacerbado por decisiones erradas que han promovido tanto los líderes en EE.UU. como en la región.

"Los cambios recientes han tenido un profundo impacto en las relaciones interamericanas. Aunque estas relaciones son cordiales y libres en su mayor parte del antagonismo del pasado, también parecen carecer de vigor y sentido. La cooperación efectiva en las Américas, bien sea para enfrentar problemas urgentes o para aprovechar nuevas

oportunidades ha sido decepcionante", dice el reporte.

Según el Diálogo, Washington ha hecho muy poco para enfrentar los problemas que lo separan de casi todos los países de la región y cuya solución es indispensable si quiere recuperar su credibilidad. 

"El primer orden de las cosas para EE.UU. tiene que pasar por la solución de un sistema migratorio fracturado que afecta a América Latina más que a cualquier otro lugar del mundo, unirse con la región para desarrollar una nueva aproximación al problema de la droga y acabar con el embargo Cuba y otras restricciones en las relaciones Cuba-EE.UU. que son rechazadas por la región".
Pero, según el Diálogo, ni siquiera eso por si solo sería suficiente para corregir el rumbo.

Tanto EE.UU. como la región, sostiene el reporte, "tienen que hacer más para sacar provecho de las enormes oportunidades que existen en lo económico, comercio y energía. Tiene que trabajar de la mano para enfrentar los problemas globales y regionales y tienen que proyectar sus valores comunes en paz, democracia y derechos humanos".

Para este Centro de Pensamiento, las relaciones se encuentran en un momento crítico y las consecuencias serían nefastas de no adoptar correctivos cuanto antes.
Para este Centro de Pensamiento, las relaciones se encuentran en un momento crítico y las consecuencias serían nefastas de no adoptar correctivos cuanto antes.


No hay comentarios: